martes, 10 de mayo de 2011

Atardecer.

Cada tarde, antes de esconderse, el Sol refleja en el edificio de enfrente e ilumina mi habitación casi por completo. Ese último rayo de sol de cada día, es como el último rayo de esperanza. Y me gusta esa sensación. Y me gusta observarlo sin hacer nada.

1 comentario:

  1. Esa línea del horizonte debería tener un nombre.

    Preciosa imagen..

    ResponderEliminar